Palabras que acarician: creación de discursos para eventos especiales

La palabra se vuelve muchas veces el arte de la precisión, de saber encontrar la necesaria para cada momento, la que mejor nos representa. Algo que se hace particularmente importante cuando se trata de una ocasión única en la vida.

            Y es que nunca deberíamos subestimar la potencia de las palabras. Su poder para crear otras realidades es algo que atestiguan desde todas las ficciones propias de la literatura hasta el lenguaje transformacional que emplea el coaching, utilizado para variar nuestro estado de ánimo y potenciar nuestra autoestima. Patrimonio compartido entre quien la enuncia y quien la recibe, está claro que la palabra toca. Por eso en TALKK nos encanta ayudar a quienes necesitan crear un discurso memorable y acariciar a los demás con la palabra.

            Una boda. Tu boda. Tienes que salir a hablar ante todos los invitados y te gustaría dar un discurso a la altura del evento… ¡Pero qué decir y cómo decirlo! Estas fueron algunas de las dudas que le asaltaron a una de nuestras talkkers, que vino a la escuela para que la ayudásemos a confeccionar el discurso que quería dar en su propia boda y que pretendía ser una sorpresa para su futuro marido. Nosotros le dimos las claves de la oratoria y el cariño que ella sentía y que imprimió a cada una de sus palabras cuando pronunció su discurso, hicieron el resto. Desde entonces han sido muchas las parejas o los invitados que han venido a la escuela en busca de inspiración. Fue el caso de otro de nuestros talkkers, quien también consiguió encandilar a todos los asistentes por la calidez de su intervención en la boda de su hermano.

tom-the-photographer-317224.jpg

            Efemérides al margen, los discursos no son sólo cosa de bodas, bautizos, comuniones. En su papel de resaltar los momentos más significativos de nuestra existencia, a menudo son la puerta de entrada a cualquier tipo de nueva etapa. Así le sucedió a otra talkker, quien pensó en nosotros para asesorarse sobre qué decir el día en que se reunía con sus compañeros para celebrar su jubilación. Motivada, tranquila y feliz con el nuevo ciclo, nuestra talkker le dio la bienvenida al siguiente período de su vida con una valentía que supo reflejar en sus palabras.

            Menos emotivos pero igualmente necesitados de impacto son los discursos de negocios. Para nosotros supuso toda una experiencia ayudar a ganar clientes e inversores a través del poder de persuasión de la palabra a todos los emprendedores que confiaron en nosotros. Recordamos con especial entusiasmo y asombro a una de nuestras talkkers que comenzó un negocio de cero y, ante la expansión y el éxito que enseguida le siguieron, se decidió a dar charlas motivacionales para que otros conocieran sus pasos, acudiendo a TALKK para encontrar las palabras apropiadas con las que hacerlo.

            Ya sea a modo de ritos de paso o como potente herramienta en los negocios, los discursos, mimados en contenido y en su puesta en escena, tienen el extraordinario poder de seducirnos, de hacernos vibrar, de ser tocados con la palabra y dejar que, tiempo después, se quede para acompañarnos.